Canela - Epílogo

27/9/13

¡El final ha llegado! Después de 3 partes de esta historia, me ha dado muchísima pena despedirme de ella. En serio, echaré de menos escribir sobre Tyler. Espero que el final que le he dado sea de vuestro agrado, me gustaría que me dejaseis vuestra opinión en los comentarios. Os dejo los enlaces de las otras partes por si no habéis seguido la historia desde el principio:


Wattpad: http://www.wattpad.com/story/37083128-canela

Os dejo mis frases favoritas de todos los capítulos de Canela y el epílogo :)

Intenté recordar su cara, pero su imagen se había distorsionado con el tiempo. Me levanté y busqué entre mis cajones una fotografía, encontré una de tan solo unas semanas antes de irme, antes de saber que tendría que marchar y que nuestra relación acabaría.

El corazón me golpeó con dureza el pecho, me senté a los pies de la cama observando su cara, la apreté contra el pecho y me tiré hacia atrás para gatear por la cama hasta llegar a la almohada y aferrarme a ella como un niño pequeño que tiene pesadillas.

—Tío Tyler, ¿en la guerra mataste a muchos soldados?
—¡Nick! —Jo le corrigió, pero a mí no me importó contestar.
—Sí, a muchos. Yo mismo estuve a punto de morir cuando nos atacaron en nuestro propio campamento a las afueras de Bagdad.
—¿Nos echaste de menos?
—Todos los días.

Algo la atormentaba y oí que me pedía perdón, entonces la separé de mí y la miré a los ojos.

—No tienes nada que sentir, Val. Nada.
—Yo... yo he soñado tanto con volver a verte, pero siempre pensé que sería un sueño, que jamás volverías a buscarme.

La mujer de mi vida había encontrado a otro hombre mejor, había formado una familia y había conseguido el trabajo de su sueño. Y yo no podía odiarla por eso.

Unos cuatro minutos más tarde estábamos bajándonos de la montaña rusa y caminando como patos. Me agarré a la barandilla de la escalera y la sujeté por la cintura para no caernos, Debbie sonrió y me dijo que había visto a su amiga, nos despedimos y se fue hacia ella. Yo me quedé mirándola, era tierna y bella. Muy bella.

La besé tiernamente en la frente y la abracé durante un buen rato, quería que ese beso y ese abrazo fueran especiales y así poder recordarlos cuando estuviera a kilómetros de ella.

Era cierto, había funcionado. Era como una espina gigante clavada en el pecho que siempre que respiraba me dolía y ahora esa espina había desaparecido. Las lágrimas se la habían llevado y me sentía realmente aliviado. Era un nuevo hombre, un nuevo Tyler, y tan solo con unas horas que había pasado sobre esa acera, ya me sentía feliz.

¡Gracias a todos los que habéis seguido la historia desde el principio! 
¡Mil gracias más a todos los que han comentado en cada capítulo!
Un beso de canela ;)