Reseña: El mundo de ¿el impostor?

3/5/17

¡Hola hola! Se suponía que tenía que haber traído esta reseña desde la semana pasada, pero me despisté y pensaba que esta era la última semana para reseñar las historias. Al menos no hubo ningún problema porque estamos en la semana de descanso antes de la siguiente ronda, jajajajajaja. Así que os dejo con mi opinión sobre El mundo de ¿el impostor? de Eréndida Alfaro.

Esta historia está escrita para la iniciativa Blogs colaboradores. En esta ronda había que escoger un personaje literario e introducirlo en otra ambientación literaria diferente. Además, el elemento común de esta ronda era un dibujo, algo a lo que la autora le dio mucha importancia en su texto. Podéis leer toda la información de la historia haciendo click aquí.

La primera parte de cinco, cuatro capítulos y un epílogo, comienza directamente situándonos en la cárcel. Algo que le da mucha fuerza al relato porque nos mete directamente, sin preámbulos, en la acción. 

Es también en esta primera parte en la conocemos a Danny, nuestro protagonista con el que viviremos momentos angustiosos. En este capítulo también conocemos a Beth, su novia, a Berny, su mejor amigo y a Alex, su abogado. Y conocemos la razón por la cual Danny fue encerrado en la cárcel. Estos personajes, aunque muy importantes para Danny, no interactúan con el protagonista porque se encuentran fuera de la cárcel, así que la mayoría de diálogos ocurrirán entre Danny y su "aliado" dentro de la cárcel: Pepe Grillo.

El segundo capítulo ocurre entre la enfermería de la cárcel y la biblioteca de la misma. Aquí también conocemos a Big Al, el que, junto a Pepe Grillo, será otro personaje recurrente aunque no con tanta importancia como el último que es como un pozo de sabiduría. 

Big Al charló más con Pepe que con el mismo Danny, pero no era tan malo, después de todo Danny no estaba poniendo mucha atención a lo que el hombre fornido decía. Pepe pensó que el chico en la mesa seguía de mal humor, no se imaginaba que había alguien haciendo ruido en su cabeza.

El tercer capítulo continúa en la biblioteca y aquí es donde me costó un poco más seguir el hilo de la historia porque aparece un personaje inesperado: el conejo blanco de Alicia en el país de las maravillas. A Danny también le sorprende y le parece ilógico, aquí tenemos la reflexión que hace de su encuentro con ese peculiar conejo que le llama Dylan en lugar de Danny:

Danny le miró contrariado, esto era lo más loco que había visto nunca. Movió la cabeza, como intentando sacudirse algunas ideas, y abrió el sobre rosa para poder saber lo que allí había. Se había rendido a la locura, y es que acababa de ver un conejo blanco hablar, no había manera de declararse cuerdo después de eso, como mucho se declararía Alicia.

En el cuarto capítulo ocurre el desenlace de la historia, pero queda un poco coja sin la explicación del epílogo o contrapunto donde la autora nos explica claramente quien era Dylan, quien era Danny y quien era esa persona misteriosa que le dejaba dibujos o frases incomprensibles.

Ha sido un historia preciosa donde la autora hace un bonito homenaje a la profesión del escritor, creo que sin proponérselo, pero lo ha hecho. Os recomiendo leer la historia, dejaros enloquecer junto a Danny para luego encontrar la verdad en el contrapunto y quedaros boquiabierto ante el arte de Eréndida Alfaro al construir un relato tan bien hilado.


¡Hasta la próxima!

Capítulo III y IV - El Principito en un pueblo italiano

19/4/17


TERCER CAPÍTULO

Marco había encontrado al fin a su adorada madre. Anna, que así se llamaba aquella bellísima mujer estaba enferma de algo que podía matarla. Y entonces fue cuando lo supe: que los hombres y mujeres de este planeta mueren pronto y que pueden hacerlo inesperadamente.

Fui un idiota, no me di cuenta de que el tiempo no pasa igual en todos los planetas. A pesar de que el tiempo pasa más rápido en mi planeta que en la Tierra, yo no envejezco tan rápido como esta gente que aquí habita. Amedio, que era el único consciente de que mi procedencia era del exterior de este planeta, se acercó a mí cuando Marco no escuchaba.

—Lo siento, si ha pasado tanto tiempo, a lo mejor tu amigo ya no vive —anunció el mono que se subió a mi hombro para consolarme.

—No pasa nada —contesté— El tiempo que vivimos juntos fue suficiente, estoy más alegre de haberlo conocido que triste por no poder volver a verlo.

Mi reflexión hizo pensar al pequeño mono que me regaló una sonrisa antes de salir corriendo a los pies de Anna.

Me separé del pequeño grupo, ellos estaban felices porque habían encontrado a Anna y ésta daba señas de estar mucho mejor después de la llegada de Marco. Yo me sentí solo y por primera vez me vi a mí mismo comportándome como un adulto y no como un niño, había cambiado durante mi estancia en la Tierra. Había cambiado al darme cuenta de que estaba solo en un planeta en el que todos los que fueron algún día mis amigos, habían desaparecido para siempre: mi zorro, mi rosa, mi Antoine… Ya no me quedaba nada ni nadie. Tan solo un cordero viejo que había enseñado a no comerse las rosas.

Estaba tan cansado que me quedé dormido sentado en una roca. A la mañana siguiente no había nadie. Anna ya no estaba en su cama y, por consiguiente, Marco y Amedio tampoco estaban en la habitación. No sabía dónde se habían ido. Deambulé hasta llegar de nuevo al puerto. Allí escuché que alguien me llamaba. Era Marco.

—Pensábamos que te habías marchado sin nosotros —dijo alegremente cuando fueron ellos quieres me abandonaron.

—Me quedé dormido fuera de la casa —respondí con sinceridad. No estaba bien mentir.

—Vamos a volver a Italia, ¿te vienes con nosotros?

—Quiero volver a África —anuncié— Quiero volver al desierto.



CUARTO CAPÍTULO

El viaje a la costa africana tardó un poco menos de lo que tenía calculado. No fueron cincuenta y tres noches, tal y como habían sido para la llegada a Argentina, sino cuarenta y ocho. Esto se debe, decía Marco, a que Marruecos está más cerca de Argentina que Italia, así que llegamos antes.

Me dolió mucho despedirme de mis amigos, no lloré como hice cuando me despedí de mi zorro, porque con ellos había intentado que no me domesticaran. Es decir, que para ellos yo no fuera más que un niño perdido al que ayudaron un día y para mí ellos no fueran más que unos conocidos que se ofrecieron a ayudarme. Aunque he de reconocer que, incluso sin haber realizado el ritual de domesticación, estas personas llegaron a importarme más de lo que me gustaría reconocer.


Pasó un año y no encontré ni rastro de Antoine, pero no estaba solo. Había vuelto a encontrar a mi zorro. Él había venido corriendo a mí en cuanto me olió. Dijo que habían sido kilómetros y kilómetros de distancia, que el mismo viento que movía las dunas del desierto, le había traído mi peculiar fragancia del universo. Me lamió la cama entusiasmado y desde entonces no nos hemos separado más. Él es un zorro viejo, pero yo lo veo igual.

Le conté mis aventuras en el océano a mi amigo y él quiso ver el mar, ya que nunca lo había visto antes. Le llevé hasta la costa, bebió del agua salada e hizo lo mismo que yo: escupir aquello. Pero le gustaron las olas, le hizo gracia meter el hocico en el agua y le gustó la idea de saber que no tenía que preocuparse por morir de sed nunca más, aunque el agua supiera asquerosa. Se quiso subir en un barco porque quería vivir las mismas experiencias que yo y yo le consentí. Era mi amigo.

—Principito, creo que nos estamos moviendo —dijo él—: me estoy mareando.

Miré por la ventana y, efectivamente, nos habíamos separado de la costa.

—Bienvenidos a bordo —dijo la voz de una mujer desconocida.

—¿A dónde nos dirigimos? —pregunté a un señor canoso que me miró confundido.

—Vamos a Italia, hijo —me respondió él consternado, seguro pensaría “¿por qué se subiría alguien a un barco que no sabe a dónde va?” Si le respondiera que fue porque quise consentir a mi zorro, nunca me creería. Los mayores no tienen una mente abierta.

—Estoy preocupado, principito —dijo el zorro.

—Tranquilo, conozco a alguien en Italia que nos puede ayudar.


FIN
El Principito no pudo encontrar nunca a su amigo Antoine de Saint-Exupéry porque este murió en 1944, tan solo un año después de la publicación del libro. Su avión fue derribado en el Mediterráneo y su cuerpo no se encontró hasta 1998.